viernes, 4 de julio de 2014

Comentario Tenryuu

Y por fin retomo esta sección. Tercer disco de Tsukiko y uno de sus más famosos debido a que entre sus canciones está Chou, tema de Project Zero 2: Crimson Butterfly. También es el que más alto llegó en las listas Oricon hasta el momento, quedando en el número #31.

01. Tsurugi
02. Same
03. Koi
04. Hone
05. Ryuu
06. Ten
07. Chou
08. Tsuki
09. Niji
10. Wadachi
11. Karatachi

Tsurugi 4:43
Espada,empieza con un guitarreo bastante característico, desafinado, mientras de fondo se van añadiendo instrumentos, creando una armonía liderada por la guitarra siendo el resto mero acompañamiento que llena la canción,que de repente acaba, volviéndose mucho más fuerte y oscura, una melodía un tanto siniestra pero realmente bonita, que vuelve a cesar para dar paso a Tsukiko. Canta de forma normal mientras la música se va haciendo poco a poco más fuerte, más orquestal diría, dada la presencia de los violines, pero que vuelve a cambiar en el estribillo, más sencillo y simple pero que sigue quedando bien. La pausa vuelve a ser de la guitarra pero ya no se parece al principio o al resto de la canción sino que pasa de ser oscura a más esperanzadora pero fuerte, como el estribillo o el resto de la canción desde que canta Tsukiko. Es una canción un poco cambiante, caótica, pero es muy bonita en cuanto a música.

Same 5:32
Tiburón, una canción ya comentada pero que igualmente vuelvo a comentar sin copiar lo del single. Es una canción peculiar, que empieza con una musiquilla claramente electrónica a la que se añade una guitarra bastante ruidosa y ya el resto de instrumentos, marcando la melodía general de la canción, fuerte, animada y movida. Cuando Tsukiko empieza a cantar cesa bastante, como es costumbre, y se vuelve mucho más tranquila y pausada, como lo que canta Tsukiko. Poco a poco va cambiando un poco el ritmo hasta hacerse más fuerte y terminar por desembocar en el estribillo: rápido, fuerte y movido, bastante inusual pues la música de fondo es bastante ruidosa. La pausa es un tanto curiosa ya que vuelve a ser tranquila en cuanto a música pues Tsukiko sigue cantando bastante fuerte, como en el estribillo, pero vuelve a hacerse fuerte con algunos gritos incluidos y una pausa del estilo del resto de la canción. En resumen es un buen tema, curioso debido a su toque alegre y desenfadado a pesar de ser fuerte y rockera.

Koi 3:57
Amor, es una canción muy extraña e inusual que se sale bastante del estilo de las canciones anteriores. Empiza con una musiquilla vagamente similar a la que da comienzo a Same y pronto aparece la guitarra, bastante fuerte y un tanto pesada. Tsukiko canta de forma seria y un tanto... de malote, pero solo al principio ya que pronto cambia el asunto y empieza a sonar un poco más desenfadada, con un tono algo más infantil y un coro hasta que se llega al estribillo, definitivamente alegre, bonito y bastante mono. Tsukiko ya canta de forma más infantil y la música pasa a ser mucho más amena y con una melodía más melosa. La pausa es diferente al resto de la canción, tranquila y con una guitarra desafinada, como viene siendo costumbre. No sé por qué pero esta canción me recuerda a las canciones de Grease, los cambios en la propia canción son notorios, pasa de ser seria a desenfadada y mona y la verdad es que me parece muy graciosa, un tema que debería escucharse.

Hone 4:50
Hueso, empieza con una melodía de piano y algunos violines de fondo, creando una atmósfera tranquila y un poco extraña pues el piano toca las mismas notas, la misma pequeña melodía una y otra vez, con cambios de ritmo, aunque hay que decir que es una canción muy diferente a las que venían apareciendo en el disco. La canción es lenta y tranquila, pausada hasta cuando empieza a cantar Tsukiko de forma un tanto monótona, con un toque alegre pero algo melancólica. La musica cambia entonces, haciéndose algo más movida, es decir, la melodía del piano cambia y poco a poco se añaden otros instrumentos creando una canción lenta y tranquila, una especie de balada. El estribillo es bastante bonito, la música no cambia demasiado pero sí algo lo que canta Tsukiko. El toque de la guitarra española está curioso, queda bien, y en conjunto creo que está muy bien compuesta aunque a mí no me guste especialmente.

Ryuu 5:07
Dragón, empieza con una melodía de piano de nuevo repetitiva pero que me encanta, y pronto aparece una melodía triste de violines que se adapta perfectamente a pesar de la diferencia de ritmo. Cuando Tsukiko empieza a cantar todo esto cesa, y la música se vuelve secundaria. Canta de forma seria y un tanto triste, pero con cambios en el registro que quedan especialmente bien. De repente la canción coge ritmo con el piano como al principio de la canción, convirtiéndose por un momento en algo parecido a Kame pero pronto pasa con la llegada del estribillo y de la guitarra eléctrica. El estribillo es genial, fuerte y apasionado que no queda mal con el resto de la canción sino que se adapta perfectamente. La música me encanta, es genial, y en general la canción es preciosa a la par que triste pero a la vez fuerte y apasionada. La pausa es destacable ya que vuelve a ser un solo de guitarra desafinada que da un toque algo diferente a la canción pero aún así, se desemboca en el estribillo final, final apoteósico de la canción, fuerte y triste. Altamente recomendable.

Ten 4:52
Cielo, esta canción es muy particular y la verdad es que tenía ganas de hablar de ella pues Tsukiko no ha vuelto a hacer ninguna canción remotamente parecida porque de verdad que es muy inusual. Un instrumento de percusión empieza a sonar al que se le unen unos violines y otros instrumentos de percusión, con una melodía lenta y pausada que se va haciendo más animada a medida que se añaden otros instrumentos, y mientras, se escucha a Tsukiko hablar en susurros al principio, apenas perceptible. La música va cambiando, empiezan a sonar coros y se escucha a Tsukiko hablar con algo más de nitidez pero pronto se vuelve a lo anterior, a una música rítmica pero a la vez algo triste o melancólica, solo que ya no se escucha a Tsukiko. De repente cambia y se hace mucho más fuerte con la aparición de la guitarra eléctrica, al igual que se escucha bien a Tsukiko. El ritmo cambia totalmente pero de repente cesa y pasa a ser de nuevo lenta, como si fuera una pausa para tomar fuerza, una pausa con el protagonismo de un violín o un chelo, que cuando acaba, vuelve a aparecer la guitarra con toda su fuerza hasta que se vuelve a lo del principio para terminar con la canción. No sabría si definirla como una instrumental pues Tsukiko habla al menos, y aparece un coro, pero de lo que estoy segura es de que es una buena canción, muy curiosa pero que de algún modo llega.

Chou 5:49
Mariposa, esta canción también fue comentada en su single hace un tiempo, pero como viene siendo costumbre pasaré a comentarla de nuevo sin copiar directamente el otro comentario. Chou parece que mezcla música tradicional japonesa con otros elementos como son los violines y su lenta y triste melodía que va cogiendo ritmo a medida que avanza la canción. De nuevo, cuando Tsukiko empieza a cantar todo esto cesa y queda relegado a un segundo plano, la música pasa a ser casi inexistente, y Tsukiko canta de forma tranquila y pausada. A medida que la canción va evolucionando, se va haciendo más fuerte y apasionada como se aprecia en el estribillo, donde aparece la guitarra eléctrica y los violines vuelven con fuerza, y de esa misma forma canta Tsukiko hasta que de repente todo esto cesa. Ya tras el segundo estribillo la canción se acerca a su final, con una pausa tranquila y del mismo estilo que el resto de la canción aunque aparezca una guitarra. Tsukiko canta de forma apasionada, emotiva, para luego dar paso de nuevo a los estribillos y acabar de forma apoteósica. Es una canción realmente bonita y muy trabajada, uno de sus mejores temas.

Tsuki 4:52
Luna, empieza con unas notas de piano a las que pronto se añade la melodía lenta y triste de un violín y luego Tsukiko, añadiendo algo más de ritmo a la canción (también con la aparición de la batería) pero cantando acorde a la música, de forma tranquila y lenta, pero no exactamente monótona. Poco a poco va cogiendo más ritmo, que se aprecia más en la forma de cantar de Tsukiko hasta llegar al estribillo. De nuevo, la música apenas cambia, queda de fondo aunque claramente no es tan lenta como al principio sino que suena más fuerte, y Tsukiko canta de forma apasionada y más fuerte, ahí es donde se aprecia el estribillo, pero con un toque que no sabría describir, como alegre diría. Tras el segundo estribillo aparecen los cambios, como la pausa, que cambia un tanto el ritmo de la canción, la para un momento para luego volver al ritmo anterior. Es una canción tranquila y bonita a pesar del ritmo un tanto triste, una balada, y la verdad es que me resulta muy bonita y amena, agradable de escuchar.

Niji 4:34
Arco Iris, es una canción animada y alegre, movida y bastante diferente a las canciones que venían apareciendo en el disco salvo tal vez, por la presencia de violines, aunque el protagonismo de la guitarra española es bastante destacable. Tsukiko canta con un tono un tanto infantil pero acorde con la música, de forma lenta y tranquila. La canción va cogiendo ritmo a medida que avanza, apareciendo incluso de fondo el sonido de una guitarra eléctrica, hasta llegar al estribillo, que es fuerte y apasionado, diferente al resto de la canción, con Tsukiko cantando en el mismo tono infantil pero más fuerte. La pausa es algo peculiar, suena como... musiquilla de extraterrestres, y pausa bastante la canción cambiando el ritmo, aunque luego aparece el solo de guitarra para ya terminar de forma fuerte y apasionada de nuevo con el estribillo, con Tsukiko gritando un poco. Igualmente, el resultado es una canción bonita y alegre, diferente al resto de las del disco.

Wadachi 4:20
Un título bastante extraño para lo que es la canción hay que decir, 'rodera' (marcas de neumáticos). Es diferente al resto de canciones del album, tarda en empezar y la música es apenas audible, Tsukiko pronto empieza a cantar y se escucha como con eco, una melodía con un ritmo lento y pausado, como una balada, a la que se van añadiendo otros instrumentos como son los violines. El estribillo llega casi de repente y en cuanto a música no cambia demasiado pero Tsukiko sí canta de forma más apasionada o esperanzadora, pero siempre con el mismo tono infantil. Es una canción un poco rara en cuanto a composición pues la música es inusual, apenas aparece, es decir, que no predomina en ningún momento y se mantiene bastante uniforme todo el tiempo, los cambios solo vienen por la forma de cantar de Tsukiko, acelerando o bajando el ritmo. En resumen, es una canción bonita y tranquila, una balada, pero a pesar de sus peculiaridades no me llama demasiado la atención.

Karatachi 5:10
Y un último título extraño, 'espinas' o 'cubierto de espinas', es una canción un tanto particular para ser la última canción de un disco, de normal suelen ser largas y baladas, pero ésta no es exactamente una balada. Empieza bastante fuerte, con esa musiquilla de los primeras temas del disco a la que pronto se añade una guitarra eléctrica con una melodía lenta y pesada que cesa cuando Tsukiko empieza a cantar de una forma seria y monótona, aunque va cambiando a medida que la canción va avanzando y llega al estribillo, donde la música vuelve fuerte y Tsukiko empieza a cantar de forma apasionada pero con un toque melancólico. Lo destacable es la pausa, ¿recordáis el inicio de Tsurugi? es exactamente el mismo solo de guitarra, solo que el final está adaptado para esta canción. La canción cesa el ritmo pero para el final vuelve con fuerza con el estribillo. Es una canción bonita y triste a la par que fuerte, no podría considerarse una balada sino que es más del estilo de sus canciones fuertes pero tristes como es el caso de Ryuu por ejemplo. Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario